Mediación familiar

¿Qué es la Mediación familiar?

La Mediación familiar abarcar todos aquellos conflictos que se dan en el ámbito familiar. Las relaciones, tanto si hablamos de familia nuclear (padres e hijos), como si nos referimos al término de  familia extensa, más amplio, en el que incluiremos  a los ascendientes, sobrinos, nietos, cuñados… , las situaciones de conflicto que se pueden dar son tan amplias como el abanico de  sujetos al que va dirigido.

Objetivos de la Mediación familiar

En todos los conflictos se produce un desgaste psicológico en los individuos enfrentados. En los familiares la carga emotiva que soportan los individuos se duplica, las emociones se  disparan y en la mayoría de los casos, lo que más importa a los mediados es la relación, intentar recuperarla a toda costa, va a ser su objetivo. El mediador ayudará a  que las partes lleguen a acuerdos en los que ambos ganen, acabando con el enfrentamiento y solucionando las diferencias, que como en todo proceso de mediación ha de venir de las partes y en el que las personas salgan reforzadas, dotadas de habilidades y herramientas que les hagan resolver sus propios conflictos en el futuro. Puede que a pesar de resolver el conflicto la relación no se recupere totalmente y sólo se recupere la comunicación, lo que sin duda supone un logro. Las disputas que se pueden dar son múltiples: relaciones de los padres con los hijos, relaciones de la propia pareja, relaciones entre hermanos,cuidado de los padres, herencias… Cualquier procedimiento judicial acarreará un gasto económico superior y el desgaste psicológico será mayor, no hay que olvidar, que someter el conflicto a un tercero (juez), que no conoce el asunto y que se va a valer de factores como las pruebas aportadas por las partes y de la existencia de una mejor o peor defensa (letrados/as), para decidir y en la que uno va a ganar y el otro va a perder, situación que va a dar lugar a la ruptura total de relaciones y en la que será difícil recuperar la comunicación.